Preguntas para ver las imágenes del mundo.

La instalación propone un artefacto visual que configura nuevas miradas sobre lo ya visto. Utiliza las múltiples combinatorias variables de los motores de búsqueda para buscar reciprocidad entre el texto de las preguntas y las imágenes de las respuestas.

Las imágenes pobres, que en su aceleración circulan por el interior de los círculos viciosos del capitalismo audiovisual, “muestran tanto lo extraordinario como lo obvio, siempre y cuando seamos capaces de descifrarlo” (Steyerl, 2017). En ese descriframiento se centran también las nuevas preguntas.

Esta instalación formó parte de la tesis “Mirar es dificil” de la Maestría en Teoría y Estética del arte electrónico de la UNTREF que fue defendida en diciembre de 2021.